x
Español English Português
Idioma

Conflictos societarios familiares

29/04/14 | Jorge Octavio Cappellini

Como en cualquier empresa, existen momentos de tensión en las empresas familiares que se potencian por los lazos de sangre que los unen.

Es esencial en estos casos hacer el esfuerzo, cada uno de los involucrados, de separar la relación intrafamiliar de la relación societaria. Aunque ello no quiere decir que se deba colocar a la empresa por sobre la cuestión familiar, sino que se debe buscar un equilibrio de convivencia familiar y de resultado empresarial a largo plazo.

Es imposible que una empresa familiar sea exitosa si sus integrantes no valoran sus relaciones personales, basadas en el afecto y respeto mutuos. Pero también puede ser muy difícil que una empresa familiar sea exitosa si no se considera seriamente la profesionalización de ciertos cargos y posiciones ejecutivas. Siempre debe buscarse una negociación en donde ambas partes ganen: la empresa y la familia.

Mantener viva la mística y la misión del negocio familiar distingue a una empresa de otra, sin dudas. Y ello se refuerza aun más si sus integrantes actúan con madurez y visión empresarial, pensando y actuando más allá de sus egos personales.

<