x
Español English Português
Idioma

Efectos suspensivos de la mediación

21/05/14 | Jorge Octavio Cappellini

Bajo la vigencia de la anterior ley de mediación (Ley N° 24.573), la Cámara Nacional de Apelaciones dictó el plenario “Giallombardo” en el que señaló que el plazo de tres meses establecido por el artículo 251 de la Ley de Sociedades Comerciales de Argentina Nº 19.550 (“LSC”) para la impugnación judicial de una asamblea, era un plazo de caducidad no susceptible de suspensión. Asimismo dispuso que el inicio del proceso de la mediación previa no suspendía ese plazo de caducidad, toda vez que dicha norma solo disponía que la mediación suspendía el plazo de prescripción.

Teniendo en cuenta esta circunstancia, la nueva Ley de Mediación de Argentina N° 26.589 (la “Nueva Ley de Mediación”), pretendió darle fuerza, llámese suspensiva o impeditiva, a cualquier acción o derecho que debiera someterse al proceso de mediación (entre las que se encuentra la acción contemplada en el artículo 251 de la LSC). Fue por ello que en su artículo 18 dispuso de modo expreso, a diferencia de la anterior ley, efectos suspensivos al trámite obligatorio de mediación para la caducidad de cualquier acción.

La claridad del texto de esta Nueva Ley de Mediación, que en mi opinión no deja lugar a interpretaciones, pareció dar por zanjada las anteriores discusiones jurisprudenciales y doctrinarias respecto de los efectos suspensivos de la mediación para impugnar en sede judicial las asambleas societarias, y también dejó sin efecto la doctrina del plenario “Giallombardo” antes mencionado, que no consideraba a la mediación como suspensiva de los plazos de caducidad, plazos que si suspende la ley actual.

No obstante esto, bajo la vigencia de la Nueva Ley de Mediación fueron dictados algunos pronunciamientos de juzgados de primera instancia, que aplicaron lisa y llanamente la doctrina del Plenario “Giallombardo”, y no consideraron el plazo de la mediación como suspensiva del plazo del artículo 251 de la LSC.

Inclusive la Sala F, con voto mayoritario de los Dres. Ojea Quintana y Tevez, en el caso “Longo Alejandra Viviana c/Construcciones Sur SA s/ ordinario” del 06/02/2014, consideró aplicable la doctrina del Plenario Giallombardo al plazo del artículo 251 de la LSC y negó efectos suspensivos a la mediación de dicho plazo impugnatorio.

Afortunadamente, y para mayor certeza de los litigantes, la misma sala F, en un reciente fallo del 24 de abril de 2014 ( in re “ U,FD c/ P.A. SA s/ordinario”) , con el voto de los Dres. Ojea Quintana y Barreiro, parece haber revisado su anterior posición y ha considerado, tal como expresamente los dispone la Nueva Ley de Mediación, que el proceso de mediación suspende el plazo del artículo 251 de la LSC.

En síntesis, si bien los nuevos fallos, como corresponde, parecieran finalmente receptar el claro cambio normativo, aconsejo igual tener presente que hay algunos tribunales que se aferran a la doctrina del Plenario “Giallombardo”, y no terminan de aceptar que la ley de mediación de manera expresa ha dado efectos suspensivos respecto de los plazos de caducidad, en especial de la acción del artículo 251 de la LSC.

<